A cinco años del primer tweet del Papa

Posted by

Hoy 12 de diciembre de 2017 se cumplen cinco años del primer tweet del Papa Benedicto XVI. Ese mensaje de 140 caracteres, hoy en día ha convertido la cuenta @Pontifex en una de las más seguidas a nivel mundial.

Más de 40 millones de usuarios repartidos en 9 idiomas (inglés, alemán, español, latín, portugués, polaco, italiano, francés y árabe) todos los días reciben un mensaje directo al corazón y la conciencia. Y es que el actual Papa es así. Claro y directo, no entra en juegos, por eso Twitter se convierte en la plataforma preferida, donde su influencia alcanza niveles enviados incluso por expresidentes como Barack Obama y cantantes de la talla de Lady Gaga y Shakira.

Sin embargo, este aniversario esconde una noticia más profunda. La apertura de la iglesia a las nuevas tecnologías, a llevar su mensaje más allá de las paredes de una parroquia y a interactuar en otras plataformas más acorde con los nuevos tiempos.

Gustavo Entrala, marketero español y artífice de la incursión de la iglesia en las redes sociales, comentaba a manera de anécdota que en la santa sede no había wifi en el 2012, algo tan elemental para la incursión en el mundo digital. Pero rápidamente la iglesia comprendió el mensaje de estar en lo digital, de manejar otras velocidades y de estar donde los fieles están.

Internet y las redes sociales brindan una gran oportunidad de evangelización a la iglesia. Pues desde un post, un tweet, una foto o una historia se transmite un mensaje en particular que puede ser viralizado de manera natural por toda la comunidad de seguidores. Ya no hay que esperar el campanazo de los domingos para acudir a misa y escuchar la palabra de Dios. Ahora, en cualquier momento se puede lanzar un potente mensaje que busque la unidad, los valores, la fuerza de la familia y las buenas costumbres. Ya no hay excusa que valga porque la iglesia puede llegar a todos los rincones con un solo clic, como o hace @Pontifex con sus 9 cuentas de Twitter con las que día a día bombardea píldoras de fe, que los católicos y hasta agnósticos difunden, porque si hay algo que identifica a Francisco es su apertura y la profundidad de su mensaje.

Vivimos en un constante bombardeo de información, por ello la necesidad de contar historias, de entregar contenido de valor que atrape a los fieles y genere un efecto multiplicador. Instagram se vuelve una herramienta fenomenal, pero sin el mensaje adecuado, sin historias que atrapen de nada serviría. En la iglesia la tienen más que claro, por ello sus publicaciones buscan enganchar a la comunidad con contenidos potentes, no vacíos.

¿Cuál es el próximo paso? El compartir y ser agentes de evangelización digital. La responsabilidad recae en cada uno de nosotros, ya no hay excusa de tiempo ni de distancia. Tenemos en la palma de la mano el arma perfecta para hacer del mundo un lugar mejor. No todo tiene que venir del cielo, ni servido. @Pontifex todos los días nos da el ingrediente principal para que cada uno de nosotros ponga ese grano de arena, ese like, ese retweet y así viralizar un mensaje que levante el ánimo, que le devuelva la paz a los afligidos o, simplemente, nos muestre la esperanza de que estamos en el camino correcto. Esa invitación a ser soldados digitales, ‘hacer lío’ en el campo de la fe es responsabilidad de nosotros y la podemos hacer con un simple clic. Más fácil no la podemos tener.