Conceptualizar para crear experiencias

Posted by

Para todos los que estamos en el #juegodetronos de marketing y comunicaciones, cuidar la reputación de nuestra empresa es algo sumamente importante.

Sin embargo, quedarnos en este punto sería ponernos a la defensiva en un mercado en el que cada día nace una empresa con el deseo de tumbarse a la líder. Si profundizamos en la idea de reputación, nos daremos cuenta de que, para cuidarla, es necesario tenerla; y para tenerla, debemos construirla en base a un concepto único que englobe la esencia de tu organización.

La mayoría de las empresas crecen en función a un mercado que se va expandiendo o contrayendo según la demanda; y en el camino, muchas de estas se olvidan de dónde vienen. ¿Cuál es esa misión o visión para lo cual se creó tu organización? ¿Cuáles son sus pilares?

Entender el pasado, no como un ancla, sino como un impulso para llevar a la organización al futuro, nos dará una ventaja frente a nuestra competencia; y creará un valor agregado para nuestro público. Además, conocer nuestra esencia también nos ayudará a encontrar una unidad entre lo que pensamos, decimos y hacemos. Y, ¿por qué esto es importante? Sencillo, porque estamos viviendo en una época de cambio.

¿Has intentado cambiar tu rutina y levantarte una hora más temprano para salir a correr? Y, ¿cómo te ha ido intentando cambiar algún proceso en tu organización? Te entiendo, sé que lo has intentado, pero, vamos, todos los involucrados se ponen nerviosos por esto. Lo cierto es que el cambio es algo brutal para las personas; y pocas cosas nos cuestan tanto como reconocerlo, entenderlo y aceptarlo. Y la verdad es que el cambio ya llegó.

Apoyadas en los medios de comunicación, hasta hace muy poco las empresas hablaban sin escuchar lo que tenían que decir las personas a las que impactaban. Sin embargo, el cambio llegó para transformar nuestra forma de transmitir información y convertir a nuestros smartphones, en #armasdecomunicaciónmasiva. Haciendo que, unidos, logremos llevar a una crisis, a aquellas empresas que no tienen una constancia entre lo que dicen y lo que hacen. ¿Viene alguna a tu mente?

El cambio también nos ayudó a derrumbar mitos y hacer que una persona pueda tener más de un millón de amigos. También ha logrado reorganizar nuestra sociedad y hacer que, por ejemplo, en China se cree un carril para smartphones. Entonces, ¿qué deberían hacer las empresas frente a este cambio? En Baella trabajamos para conectar a nuestros clientes con personas… #sereshumanos, por lo que, para lograrlo, es necesario que las empresas usen una característica también humana: la empatía.

Diaria e independientemente de donde vivas, estamos expuestos a miles de impactos publicitarios, donde todas las empresas buscan una sola cosa: vendernos una idea reflejada en un producto o servicio. Y nos olvidamos de que, con tantos impactos, es natural que nuestro cerebro termine entendiendo como ruido todo aquello que no le llama la atención. Por eso es tan importante usar la empatía para conocer los códigos en los que nuestro público se comunica y, a partir de estos, entender sus motivaciones y conectarlos con nuestra esencia.

Como te contaba, los tiempos han cambiado. Un informe de América Económica señala que, hasta el año pasado (2016), el 80% del valor de una marca se basaba en los activos intangibles. ¿Te imaginas? El 80% de lo que vale tu organización está en la percepción que tienen las personas de tu empresa. ¡Qué miedo! Y también, ¡qué ganas de vivir en estos momentos de la historia!

Entonces, entendiendo la esencia de la organización, conociendo el cambio que se ha dado en la sociedad e incorporando la empatía en nuestra comunicación, podremos crear experiencias en nuestro público para llegar a donde cualquier relación, de todo tipo, espera: el cerebro de tu público objetivo.

e invitamos a escuchar la entrevista a Alejandro Machado donde explica la importancia de conceptualizar la estrategia de tu marca en digital y crear asi crear experiencias a partir de contenidos atractivos, novedosos e interesantes para tu público. La clave aquí es la empatía.


Etiquetas: