Digital Planet 2017: Hacia dónde vamos

Posted by

En los últimos 20 años de nuestra historia se han producido, tal vez, los cambios más grandes en términos de conexiones, innovación y tecnología en el mundo. Internet marcó el camino de toda una revolución digital que nos enmarca en lo que hoy se conoce como ‘Planeta Digital’.

La velocidad del cambio no es uniforme en todo el mundo, puesto que solo el 50% de la población mundial tiene acceso a internet; sin embargo, pese a los obstáculos, la revolución no espera. Estas son las cinco características más importantes del panorama digital que nos presentan muchas ventajas, pero a la vez grandes desafíos:

  1. Lo digital se expande muy rápido
  2. Las empresas digitales son las que sobrevivirán
  3. Lo digital cambiará la forma de trabajar: Inteligencia artificial, automatización y big data
  4. Lo digital no llega a todos por igual
  5. El dinero en efectivo continúa preponderando

Resultados Digital Planet 2017

Hace unas semanas salió el Índice de Evolución Digital 2017, una investigación que mide los avances de los países en términos de revolución de sus economías digitales y la integración de la conectividad entre sus pobladores.  The Fletcher School de Tufts University en asociación con Mastercard fueron los que capitanearon este estudio, en donde el Perú ocupa el puesto 49  de con 2,15 puntos de 60 países.

Pese a que nuestro país se encuentra casi en los últimos lugares de la tabla, cuenta con las mayores posibilidades para el desarrollo digital junto con Sudáfrica, Pakistán, Egipto y Grecia. Ante ello es vital que los gobiernos aperturen políticas públicas en pro de la innovación, el cambio y el desarrollo. “Todos sabemos que la tecnología puede hacer más para mejorar las economías y hacer de nuestras vidas algo mejor, pero solo se puede lograr el crecimiento si todos tienen confianza en el ecosistema en desarrollo”, dijo Ajay Bhalla, presidente de Riesgo y Seguridad Empresarial Global de Mastercard.

Los países que lideran este ranking poseen índices de conectividad bastante amplios, donde el acceso a internet a través de dispositivos móviles sea lo más alto posible.

Para realizar esta medición sobre la evolución digital a través del tiempo, dividieron a los 60 países en cuatro zonas: Destacados, estancados, explosivos y en peligro (ver gráfico).

 

Según aparece textualmente en el estudio Digital Planet 2017 los cuatro ejes que marcan las diferencias entre países son:

Destacados (stand out)

Son países de digitalización avanzada a alta velocidad. Son líderes en impulsar la innovación, sobre la base de sus ventajas existentes de manera eficiente y eficaz. Sin embargo, mantener ese estatus en el tiempo es un reto. Para seguir en la vanguardia, estos países necesitan mantener sus motores de innovación en la marcha y generar nueva demanda, so pena de estancarse.

Estancados (Stall out)

Aunque estos países están muy digitalizados, muestran signos desaceleración. Los cinco países con mayor puntuación en el DEI (Digital Evolution Index) 2017 – Noruega, Suecia, Suiza, Dinamarca y Finlandia – se están acomodando, lo que refleja los retos de un crecimiento sostenido. Deberán hacer un esfuerzo consciente en reinventarse, a apostar por un aumento de la tecnología digital y eliminar los obstáculos a la innovación.

Explosivos (break out)

Los países en “break out” puntúan bajo digitalización, pero están evolucionando rápidamente. El gran impulso de estos los países y su importante margen de crecimiento los convierten en focos de atracción para los inversores. Históricamente rezagados por una infraestructura débil y una mala salud institucional, los países explosivos harían bien en fomentar mejores políticas que ayuden a nutrir y sostener la innovación. Tienen potencial para convertirse en los países destacados del futuro, con China, Malasia, Bolivia, Kenia y Rusia a la cabeza.

En peligro (watch out)

Estos países se enfrentan a retos gigantescos por su bajo estado de digitalización y bajo impulso. En algunos casos, estos países están incluso yendo hacia atrás en su ritmo de digitalización. Algunos demuestran una notable creatividad ante las graves deficiencias infraestructurales, las limitaciones institucionales y la baja sofisticación de la demanda de los consumidores. El camino más seguro para que estos países se suban al carro digital sería mejorar el acceso a Internet controlando la brecha de Internet móvil, es decir, la diferencia entre el número de teléfonos móviles y el número de teléfonos móviles con acceso a Internet.

Ante esta realidad en la que el Perú se encuentra (49 de 60 países), urgen iniciativas del gobierno que empujen el coche de la transformación digital en todo sentido.

La aparición de las redes sociales cambió la manera de sociabilizar y comunicarse entre las personas. La inmediatez y velocidad de las conexiones estableció otros parámetros de respuesta en que las compañías, hoy en día, están más expuestas que nunca. Los retos a los que nos enfrentamos nos hacen estar siempre alertas, 24×7, porque en esta vorágine digital la frase camarón que se duerme se lo lleva la corriente, no deja de ser más real. Y es que la innovación es -por naturaleza- destructiva.

“Hay estimaciones que creen que el 40 por ciento de la lista de las Fortune 500 desaparecerá en los próximos 10 años. Nosotros creemos que se trata del 60 por ciento. La razón es que en muchos casos, especialmente en las compañías públicas, sus directores no entienden la magnitud de la disrupción que se viene”, dijo Salim Salim Ismail, fundador de la Singularity University.

Para crecer y sobrevivir en esta época hace falta que no solo el sector privado sea disruptivo. Sin políticas públicas que acompañen esa modernización, sin un Estado que apueste por el fomento de las economías digitales como camino para estar más cerca de los pobladores, donde la educación ocupe un papel preponderante en las decisiones, la brecha entre la oportunidad y riesgo será más larga.