La procrastinación digital de las empresas

Posted by

Si usted es de los que dejan las cosas para después, la frase típica “Mañana lo hago” es un referente en su vida, o “Cuando me toque recién me preocupo”. ¡Por favor! No pierda el tiempo y deje de leer este artículo. Abra Candy Crush, ponga una película en Netflix o repose su celular.

Los principales síntomas de que algo anda mal es la falta de valentía para afrontar un problema del que no se puede escapar. Eso le pasa a muchas empresas en el Perú y en el mundo, puesto que pese a toda la revolución de la que son parte por el boom de las redes sociales, aún no se deciden y siguen procrastinando en el entorno digital.

En términos sencillos, la procrastinación es el arte de aplazar las cosas importantes, tomarlas a la ligera y pensar que se pueden dejar para después. Allí radica el principal problema, porque pensamos que no pasa nada y cuando sucede ya es demasiado tarde.

Nunca ha existido un mejor momento para reinventar su negocio que hoy. Y es que todas las empresas que han apostado por la transformación digital tienen tres puntos en común: la capacidad de haber transformado los procesos y los modelos comerciales de la organización, el ser más eficientes e innovadores, y ser generadores de experiencias a sus clientes.

No hay razón para temer al cambio -eso sí- hay que tomar las medidas para que nuestra incursión en el ecosistema digital sea provechosa y le aporte valor a nuestra empresa. Según la encuesta de IDC, hecha a 2000 directores ejecutivos de empresas globales, el 67% ubicará a la transformación digital en el centro de la estrategia corporativa a finales del 2017. ¿Te imaginas la revolución que nos traerá el 2018? ¿Ya tomaste las medidas para no quedarte afuera?

En el Perú, muchas empresas ya están aplicando estos cambios y los resultados saltan a la luz. Ellas dejaron atrás la procrastinación e impulsaron el análisis de datos que el mundo digital da (big data). Además de construir experiencias para los usuarios en todas las plataformas en las que se encuentran. De ellas, la mobile es la que toma mucho más protagonismo, porque abre un mundo de posibilidades con aplicaciones o recursos propios de los smartphone para continuar, repito, generando experiencias en los usuarios.

Otro impacto en el mundo digital es el del almacenamiento en la nube (cloud). Atrás quedaron los grandes almacenes con todos los papeles. La digitalización de los documentos, aparte de ganar espacios físicos, permite acceder mucho más rápido a la información desde cualquier lugar. Por ejemplo, este cambio aplica muy bien a las empresas prestadoras de salud, porque al tener las historias de los pacientes en la nube se ahorrarían procesos, se haría un seguimiento más minucioso e incluso -según la data ingresada- se podrían detectar y prevenir enfermedades.

Términos como internet de las cosas, en donde todos los dispositivos que utilicemos estén interconectados, ya no son parte del contenido de películas futuristas. Ahora cada vez la vida del usuario es mucho más sencilla, eso nos genera grandes retos porque podemos hacer varias cosas a la vez, o ¿acaso no vez televisión, chateas con tus amigos y vas avanzando un trabajo en la laptop?

Es momento de dar el salto, de preocuparte por la presencia digital de tu compañía. La ola de la oportunidad hace rato que pasó y si no te subes ahora, otra empresa que sí tomó las precauciones tomará tu lugar en menos de un clic. Mantenerse es una tarea compleja, pero eso es tema de otro post que puedes leer aquí.

Conoce un poco más de este tema en la entrevista a Eduardo Venegas y comprende por qué es tan importante tener presencia de marca en el entorno digital. ¡El cambio ya llegó! ¡No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy que otro ocupará tu lugar!


Etiquetas: