La ‘Xperiencia’ de organizar un mundial y el impacto de clasificar

Posted by

“Se debe identificar los momentos que vive el cliente, a fin de gestionarlos y hacer que vivan la mejor ‘Xperiencia’ posible”

Estamos a 7 meses de la realización de uno de los eventos deportivos más importantes del mundo, la XXI edición de la Copa Mundial de Fútbol – Rusia 2018, y no digo el más importante, pues hay quienes defienden que los Juegos Olímpicos, debido a la cantidad de atletas y países que congrega, es el más importante.

Al margen de que sea el primero o el segundo, para quienes amamos el fútbol, siempre será el evento más esperado, aquel que nos roba sonrisas, lágrimas, emociones, pasiones, y que a su vez mueve muchas otras variables, principalmente en el país organizador y en los países clasificados. Debo reconocer que me parece un sueño pensar en lo cerca que está mi país, Perú, de estar entre los dichosos países clasificados.

La Xperiencia de organizar la Copa del Mundo 2018

Hace ya algunos años que Rusia viene organizando la experiencia que quiere brindar a sus visitantes de todo el mundo, trabajando no solo en la infraestructura deportiva, sino gestionando todos los momentos de contacto que vivirá el turista que llegue (el journey map del turista), finalmente estos turistas, serán los que deben llevar la voz al mundo diciendo que “Rusia es un país para visitar”, lo cual incrementará el turismo y por consiguiente los ingresos del país. Aspectos clave como: lugares de alojamiento, restaurantes, comercios, transporte, seguridad, salud, información al turista, diversión, entre otros, son prioridad en la agenda de los organizadores para brindar una ‘Xperiencia’ positiva a todo el que visite las diferentes ciudades que albergarán el mundial Rusia 2018. También la identificación de los riesgos que pudieran existir, primero para prevenirlos, luego para saber cómo actuar en caso sucedan; recuerdo la anécdota en el mundial de Estados Unidos 1994, cuando se averió un arco de fútbol en pleno partido, la gran sorpresa fue que tenían mapeado ese “riesgo” y en cuestión de minutos cambiaron el arco averiado por uno nuevo.

¿No es acaso lo mismo que debe pasar en una empresa?

Por supuesto que sí, al igual que una empresa, se debe identificar los momentos que vive el cliente, a fin de gestionarlos y hacer que vivan la mejor ‘Xperiencia’ posible, lo cual va a hacer que el cliente recomiende a la empresa y eso a su vez genere mayores ingresos. La identificación de oportunidades de mejora, así como de los riesgos que pueden suceder, son aspectos clave para la gestión de la ‘Xperiencia’ del cliente.

Antes de analizar cuál es el impacto que tiene para un país, clasificar a un mundial, y no me refiero solo en términos deportivos, daré un repaso a algunos datos que creo vale la pena conocer.

¿Cuánto sabemos de Rusia?

Hablar de Rusia es hablar del país más extenso del mundo, con una superficie de 17 098 242 km². La gran pregunta que podríamos hacernos es ¿cuánto significa ese gran número? Mucha atención a la respuesta: es equivalente a ¡la novena parte de la tierra firme del planeta! Realmente impactante.

Tiene casi 147 millones de habitantes siendo el 9no más poblado del mundo (el primero es China con 1,381 millones aprox.)

La capital de Rusia es Moscú, siendo la segunda ciudad en importancia San Petersburgo. Un dato curioso es que se ubica en 2 continentes, Asia del Norte y Europa Oriental. Más curioso aún es que debido a su tamaño y la diversidad de zonas que ocupa, cuenta con 11 zonas horarias.

Otro dato interesante respecto a Rusia es que es el país que limita con más países en el mundo, un total de 16: Noruega, Finlandia, Estonia, Letonia, Bielorrusia, Lituania, Polonia, Ucrania, Georgia, Azerbaiyán, Kazajistán, China, Mongolia, Corea del Norte, Japón y Estados Unidos (Alaska), estos 2 últimos con frontera marítima.

Si bien Rusia ha tenido 10 participaciones en los mundiales, nunca ha podido ganarla. Su mejor resultado fue en Inglaterra 1966, cuando ocupó el 4to lugar. Ha tenido en sus filas a quien es considerado uno de los mejores arqueros de todos los tiempos, Lev Yashin, más conocido como “la araña negra”.

El impacto en un país tras la experiencia de clasificar a un mundial

Al hablar del mundial de fútbol me vienen recuerdos diversos, entre ellos cuando me puse la camiseta de Brasil y celebré casi al borde de las lágrimas el campeonato de Estados Unidos 1994, o cuando el Perú entero se contagió de la emocionante campaña colombiana en 1990 y con lágrimas veíamos como un héroe llamado René Higuita se convertía en villano tras el error que los sacó del mundial (villano en sentido figurado, siempre será un ídolo para mí y miles de personas), entre otras vivencias que no terminaría de enumerar.

Recuerdo una anécdota, en pleno mundial de fútbol 2014, me tocó viajar a Panamá por trabajo, y con sana envidia veía lo que denominé “la invasión amarilla”, por todos lados veía personas que  orgullosas llevaban puesta una camiseta amarilla, y es que en Panamá vive mucho colombiano, quienes con orgullo mostraban la camiseta de su país, ese hermoso país llamado Colombia. La firma Adidas, quien viste a dicha selección, quebró stock en múltiples ocasiones debido a la alta demanda que tenían las camisetas de Colombia.

La clasificación de un país a un mundial, más aún al ser un país que lleva años sin hacerlo, trae consigo muchos beneficios, y no solo en el ámbito deportivo. Mencionaré algunos de ellos:

1.  Dinero que ingresa por la clasificación

Algo más de 2 millones de dólares, sin contar los casi 10 millones adicionales si es que se clasifica para la siguiente ronda (octavos de final). Un porcentaje de esa cifra va para los clubes locales.

2.  Revalorización de los jugadores

Alguna vez nos hemos preguntado ¿por qué un jugador que es vendido a un equipo europeo, desde la liga argentina o brasilera, vale mucho más que si lo venden de la liga peruana? En el ejemplo, el jugador que fue vendido de la liga peruana puede ser tan bueno como el que fue vendido de las otras ligas, sin embargo, el poco reconocimiento en el exterior sobre la liga peruana hace que la misma esté relegada en cuanto a valoración. Un jugador que se exhibe en un mundial está en los ojos del mundo.

3. Aumento del comercio

En época de mundial, negocios como agencias de viaje, restaurantes, bares, supermercados, tiendas de electrodomésticos, tiendas de ropa deportiva, entre otros, verán un crecimiento considerable en sus ventas. De acuerdo con cifras de Apavit (Asociación peruana de agencias de viajes y turismo), solo para el partido Perú Argentina en Buenos Aires, viajaron comprando un paquete más de 2,500 personas, y para viajar a Rusia ya hay mucha gente que ha comprado paquetes que van desde los 6 mil dólares a los 13 mil dólares, montos que no incluyen entrada al estadio.

4. Una sola bandera, un solo color

Al margen del país que sea, un país clasificado al mundial genera un boom en lo que refiere a venta de souvenirs de todo tipo, camisetas oficiales, camisetas no oficiales (para quienes no pueden pagar lo que cuesta la oficial). Depende de la creatividad de la federación de cada país para lograr un gran resultado. Un dato: el día de la presentación de Neymar en el PSG (Paris Saint Germain) se vendieron más de 10,000 camisetas con el nombre del brasileño en la espalda, y el club ganó más de un millón y medio de euros.

5.  Eleva el autoestima y orgullo por tu país

Dejar de usar camisetas de otros países clasificados, para comenzar a usar la de tu país y llevarla con orgullo, es algo que no tiene explicación racional, sino más bien emocional. Estar en un mundial te hace sentir orgulloso de tu país, te hace sentir más alegre, te da más tema de conversación, y aunque suene exagerado, aumenta el sentido de pertenencia y amor hacia tu país, y es que el fútbol es así, es la pasión de millones de personas, entre las cuales me incluyo, y solo quienes sentimos eso por dentro, podemos explicar y dar fe de que esto es real.

Solo faltan 90 minutos para que el sueño de más de 31 millones de peruanos se haga realidad. Son 36 años fuera de los mundiales y ahora estamos más cerca que nunca. Hagamos fuerza para que la Xperiencia Rusia 2018 deje de ser un sueño y se convierta en una feliz realidad. ¡Arriba Perú!