Mal ejemplo

Posted by

La solución -aún no definitiva- de la huelga magisterial traerá mucha cola en el corto y mediano plazo. Es obvio.


Cuando la Ministra de Educación, Marilú Martens, señaló que había fijado día y condición, y el presidente cambió esas condiciones y se autoproclamó “​última instancia”, sentó un precedente que puede ser muy perjudicial para el presente y el futuro.

Lo que ha hecho PPK es, en la práctica, licenciar políticamente a su gabinete. A partir de ahora, cualquiera con una demanda, legítima o no, podrá exigir que el interlocutor final sea el presidente. Error garrafal.

El primer capítulo de cualquier libro o lección de negociaciones dice que para que una negociación tenga éxito, debe ser con quien tenga capacidad de tomar decisiones y cerrar la misma. En este sentido, y a partir de ahora, ya no son los ministros; ahora es el mandatario. Esto no solo expone al presidente sino que pulveriza la autoridad negociadora de un ministro y, por cierto, la de un vice o un director.

La política es un arte. Churchill decía que “la democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás”. Pero hay que escoger frente a quién y el mensaje que esa genuflexión implica.