El Papa y las redes sociales

Posted by

El 12 de diciembre de 2017 la Iglesia celebró los primeros cinco años de vida de @Pontifex, cuenta oficial de Twitter que inauguró el papa Benedicto XVI y que marcó un hito en la manera de comunicar de la Iglesia. En tiempos donde más de la mitad del planeta está conectada a Internet y consume redes sociales, ya no basta con tocar la campana, escribir una encíclica y escuchar una homilía.

Rápidamente la Iglesia comprendió el mensaje de estar en lo digital, de manejar otras velocidades y de estar donde los fieles están. Hoy solo hacen falta 280 caracteres para alcanzar a quienes quieras con un solo clic y esa potencia la conoce muy bien el papa Francisco, quien desde que empezó su pontificado no hay día que no nos regale un mensaje directo al corazón y la conciencia, puesto que no solo escribe para los católicos. A tal punto que lleva más de 40 millones de seguidores repartidos en 9 idiomas (inglés, alemán, español, latín, portugués, polaco, italiano, francés y árabe).

Y es que el actual Papa es así. Claro y directo, por eso Twitter se convierte en la plataforma preferida, donde su influencia alcanza niveles envidiables por políticos y artistas. La incursión de la Iglesia en las nuevas formas de comunicación implica mucha responsabilidad. Si son bien manejadas la capacidad de influencia, respuesta y activismo es impresionante.

En los tiempos de Jesús no existía la imprenta, así que todo el conocimiento se transmitía de manera oral. Los ‘trolls’ también existían a manera de calumniadores. Las parábolas de la época han sido reemplazadas por las historias de Instagram en donde Franciscus, nombre como lo pueden encontrar en esa red, engancha con su comunidad a través de videos que muestran sus viajes, algunas homilías y fotografías que explotan el concepto del storytelling.

Las redes sociales se han convertido en una cultura del encuentro, puesto que generan una proximidad casi natural con las personas al instante, al poder interactuar y escuchar los temas que les interesan, en los que la Iglesia siempre va a tener algo que decir.

Lo omnipresente, instantáneo y multimedia, características innatas del mundo digital, confl uyen a su favor, permitiendo mayor conectividad, generando un diálogo informal que humaniza más al Papa y a la Iglesia.

¿Cuál es el próximo paso? El compartir y ser agentes de evangelización digital. La responsabilidad recae en cada uno de nosotros. Ya no hay excusa de tiempo ni de distancias. Tenemos en la palma de la mano el arma perfecta para hacer del mundo un lugar mejor. No todo tiene que venir del cielo, ni servido.

@Pontifex todos los días nos da el ingrediente principal para que cada uno de nosotros ponga ese like, ese retuit y así viralizar un mensaje que levante el ánimo, que les devuelva la paz a los afligidos o, simplemente, nos muestre la esperanza de que estamos en el camino correcto. Esa invitación a ser soldados digitales, ‘hacer lío’ en el campo de la fe es responsabilidad de nosotros y la podemos hacer con un simple clic. Más fácil no la podemos tener.

* Artículo publicado el sábado 23 de diciembre de 2017 en el Diario El Comercio.

Etiquetas: