Responsabilidad Social Corporativa: La gran oportunidad que ofrece Internet

Posted by

Según el RepTrak® 2015 de Perú, casi el 43% de la percepción de una empresa recae en aspectos que están ligados a los temas de reputación y responsabilidad social corporativa (Ciudadanía 13,6%, Integridad 15,3% y Trabajo 13,8). Ante eso, ¿las empresas qué hacen para comunicar sus iniciativas de responsabilidad social (RSC)? ¿Le sacan provecho y millaje a las acciones buenas en beneficio de sus colaboradores, comunidades aledañas, gobierno, etc.?

Estamos en la era de la participación ciudadana, donde importa el poder que tiene la gente en sus manos con un smartphone. Las empresas que solo propagan mensajes sin tener en cuenta la opinión de su consumidor como hace varios años hacía Henry Ford: “Cualquier cliente puede tener un coche pintado de cualquier color que quiera siempre y cuando sea negro”, son las primeras en desaparecer.

Y es que debemos aprovechar el poder de la comunicación en su máximo sentido, que no es otra cosa que el aprovechar la capacidad de influir en las personas con nuestro mensaje y generar en ellas un comportamiento positivo o negativo, según la intensión. Comunicar por comunicar, sin estrategia, es gastar –como dicen en mi tierra- pólvora en gallinazo.

Frente a toda esta vorágine que vivimos hoy con la economía de la reputación, las compañías tienen una oportunidad de oro en el mundo digital. Ya sea mediante el uso de las redes sociales, de páginas webs, landings page o aplicativos móviles se pueden comunicar las iniciativas de responsabilidad y sostenibilidad. Es necesario el autobombo corporativo para generar una percepción buena. No basta serlo, sino parecerlo y comunicarlo. Lo que no se comunica no existe, peor aún, si se comunica mal.

Sin embargo, uno de los grandes problemas al que nos enfrentamos es la gran cantidad de información que existe. Por ello, se debe pensar muchas veces de qué manera se va a llegar con el mensaje. Contenido bueno pero mostrado de manera plana arruina todo. Creo que una buena manera de contar lo que una empresa hace por el desarrollo de sus comunidades es a través del uso de historias. Basta un buen caso para enganchar a nuestro público objetivo y debemos lograr la participación de ellos. Esa interacción que brinda el mundo social es básica para mantener el diálogo entre nuestros stakeholders. Así se siente parte y nos pueden ayudar en la construcción de una relación duradera.

Debemos estar donde nuestra audiencia está, evaluar las plataformas preferidas según nuestros públicos y a partir de una estrategia, definir cada cuánto tiempo darle contenido, de qué manera y responder siempre sus consultas. Estar por estar, sin una dirección no ayuda en nada. La RSC tiene tanto por explotar en lo digital que muy pocas compañías le sacan el verdadero millaje. Pero la tendencia hacia lo transparente, lo socialmente responsable, lo ambiental cada vez hace que las marcas volteen y creen sites donde exponen sus acciones. Unos buenos ejemplos son:

http://www.sostenibilidad.com/
https://www.bbva.com/es/pe/
https://zona.cocacola.es/
https://www.ge.com/reports/
http://www.patagonia.com/blog/
https://www.contunegocio.es/
https://blog.caixabank.es/
http://corporate.danone.es/

Una empresa que se preocupa por comunicar las acciones de responsabilidad corporativa de manera digital logrará:

Visibilidad: Estar presente donde su audiencia está y adaptar el mensaje a cada uno de los formatos sociales. Cada red tiene sus propias características que la compañía debe saber aprovechar.

Enganche: Esto solo se dará si genera contenido atractivo, que genere interacciones que vayan más allá de comentarios y likes. Necesitamos hacer que nuestro público comparta nuestras publicaciones y el mensaje llegue a más personas.

Huella digital positiva: Esto generará un colchón de reputación increíble, cuyo valor se verá a la hora de las crisis, porque si bien no se pueden evitar, pero sí amortiguar.

Eficacia comunicativa: Estar y llegar bien. Con el mensaje adecuado y con un fin claro.

La reputación no es un juego o una moda. La sostenibilidad no es una tendencia. Es el presente y la culpable que cada vez más empresas reformulen sus prácticas, respeten el planeta y conversen con su audiencia para tomarle el pulso a su accionar. Comunicar eso en el mundo digital puede ser la catapulta hacia el éxito o fracaso. Cada quien sabe a donde apuntar.