Rusia 2018: El mundial más social de la historia

Posted by

Ad portas del mundial reflexionamos sobre cómo se vivirá esta fiebre deportiva desde el mundo digital.

Hace meses las grandes cadenas deportivas como Fox Sport y ESPN ya miran a Perú con otros ojos. Programas deportivos con comentaristas nacionales y transmisiones diarias del campeonato descentralizado son algunas de las muestras de las expectativas que se viven en un país que luego de 36 años vuelve a un mundial.

La primera característica principal es que nos enfrentamos al mundial más mobile de la historia. Es decir, que todos los productos que aparezcan deben ser pensados, en primer lugar, para que su experiencia sea disfrutada desde nuestras manos. Se me hace imposible pensar que una marca desarrolle un producto sin tener en cuenta las interacciones mediante los celulares.

Una de las características más interesantes de los avances en conectividad es que las audiencias no solo estarán en Rusia. Es decir, todo el mundo estará conectado y cualquier cosa que suceda se sabrá en segundos, donde la opinión de los millones de fanáticos se volcará por diversas redes sociales. Aquí la convergencia de las distintas plataformas y redes sociales será brutal. Desde seguir el minuto a minuto vía Twitter, revisar los memes y estados en Facebook, subir tu foto con los filtros de Snapchat, mirar las historias de tus amigos que están en Rusia o los gritos de gol en un bar, buscar la transmisión por cualquier página e incluso apostar en línea por el equipo de tus amores y recibir los cientos de memes en tus grupos de Whatsapp. ¿Te queda duda del bombardeo de contenido e información que vivieremos?

Según cifras oficiales de la FIFA y Kantarsport en el último mundial de Brasil 2014, 3,200 millones de personas siguieron los partidos por televisión, mientras que 280 millones lo hicieron por cualquier dispositivo móvil, donde destacaron los celulares y tablets. En esa época la penetración mundial de smartphones era del 22% de la población mundial, es decir, unos 1,57 billones de usuarios. Para junio de 2018 la cifra de penetración de celulares inteligentes a nivel mundial se estima en un 35%. Los expertos aseguran que la audiencia mobile llegará a los 500 millones de conexiones, los cuáles twittearán, crearán historias, post y millones de videos convirtiendo a Rusia 2018 en un mundial sin precedentes.

Además, diversos estudios confirman que la atención de los espectadores no dura solo los 90 minutos del partido. La fiebre mundialista atrapa a todos en promedio 243 minutos por encuentro. Es decir, nadie se pierde la previa, el durante y la celebración con análisis incluido de los goles, las jugadas polémicas y todas las novedades que traerán los 64 partidos de este mundial.

En Perú, los canales de televisión ya están difundiendo los hashtags, creando programas y reforzándose con la mejor plana deportiva y técnica con los que se mantendrán comunicados con sus audiencias. Además, las aplicaciones móviles se están reforzando y las empresas de cable tienen ofertas de paquetes full HD, 4k y conexiones de internet potentes para que nadie se pierda ningún detalle de la selección en Rusia. Y es que no hay nada que mueva y una a los peruanos que el futbol, y con 36 años de sequía, era de esperarse. Tal es así que aún no se juega ningún partido, pero nuestras atenciones a los contenidos mundialistas no se hacen esperar. Esa pasión será encendida con los partidos de preparatoria, donde los medios probarán sus plataformas.

El consumidor mundial se enfrenta a una oferta multicanal que viene desde unos años atrás, pero que en Rusia 2018, sin lugar a dudas, todas las marcas pelearán por esos segundos de atención. Mientras uno tiene encendido el televisor, puede estar con su laptop avanzando temas del trabajo, viendo el último meme por el celular, hablando con la esposa, los hijos o los compañeros de trabajo en un bar donde se ven partidos simultáneos. ¿En qué momento lograremos la atención absoluta? Allí está el enorme desafío al que se enfrentan las marcas y los estrategas. Sin duda, la atención del usuario será más complicada que hacer un gol en la final de Rusia.